Cuaresma 2020
Camino Cuaresmal Guadalupano

«Es saludable contemplar más a fondo el Ministerio Pascual, por el que hemos recibido la misericordia de Dios.
La experiencia de la misericordia, efectivamente, es posible sólo en un «cara a cara» con el Señor crucificado y resucitado «que me amó y se entregó por mí»
(Ga 2, 20). (Papa Francisco Mensaje para la Cuaresma 2020 N°2).

1

CAMINO CUARESMAL GUADALUPANO 2020
El perdón en nuestra vida familiar, en nuestras familias necesitamos reconciliarnos,
perdonarnos y vivir unidos bajo el amparo de Santa María de Guadalupe.

MENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA CUARESMA 2020
«En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20)

ENCUENTRO PASTORAL DE CUARESMA
Sábado 21 de marzo de 2020, 10:00 h. a 14:00 h. en Plaza Mariana

Mons. Salvador Martínez Ávila, Rector de la Basílica de Guadalupe, presidió la Celebración Eucarística del Miércoles de Ceniza. Durante su homilía, mencionó: «Al imponernos la ceniza se nos dirá; arrepiente y cree en el Evangelio. Venir a tomar ceniza no es un acto mágico, no es venir a quedar bien con la sociedad. Es venir a creer en Dios y obedecerle, apesar de lo imposible que parezca. Y entonces, solamente entonces, empezaremos a cargar con la cruz de cada día». Al concluir su homilía Mons. Salvador dio la bendición e imposición de la ceniza.

Homilía pronunciada por Mons. Salvador Martínez Ávila, Vicario Episcopal de Guadalupe, Rector de la Basílica de Santa María de Guadalupe.

Queridos hermanos y hermanas, por ser miércoles de ceniza realizamos algunos signos, tal vez el más evidente, el más señero es la imposición de la ceniza, y permítanme reflexionar con ustedes para entender el sentido de lo que vamos a hacer; sobre el milagro de la curación del paralítico que estaba junto a la piscina de Siloé  o la piscina probática, el relato nos dice que Jesús se acercó a un paralítico que solía yacer en las proximidades de la piscina llamada probática en Jerusalén junto al templo, se acercó a aquel hombre y le preguntó si quería sanarse, este le respondió con muchas quejas, pero el Señor le dijo: ‹‹levántate, toma tu camilla y anda››; aquel hombre creyó al Señor, se levantó y cargó con su camilla.

Al imponernos la ceniza se nos dirá: ¡Arrepiéntete y cree en el Evangelio! esta frase es comparable a la pregunta que Jesús le hizo al paralítico ¿quieres curarte? la curación suele ser una buena noticia para todo enfermo; este fue el comienzo del Evangelio que Jesús le llevó a aquel hombre en desgracia, al recibir la ceniza estamos llamados a creer en Jesús, en una propuesta única e irrepetible que nos hará o ya nos ha hecho en nuestra vida para nuestra salvación. Por supuesto que hay muchos motivos para quejarnos, para justificar que ningún cambio ha sido exitoso, que no ha habido quien nos ayude a salir adelante; pero si tenemos el coraje de creerle, lo obedeceremos, como aquel paralítico le obedeció al levantarse después de muchos años de postración, tomando su camilla y poniéndose en marcha.

Esto es lo que equivale a lo que se nos dirá, CONVIÉRTETE, a cada uno de nosotros el Señor nos dirá: LEVÁNTATE, toma tu camilla, obedece, y si obedezco, si me convierto, entonces se hace presente la salvación.

Venir a tomar ceniza no es un acto mágico, no es venir a quedar bien con la sociedad, es venir a creer en Dios y obedecerle a pesar de lo imposible que parezca y entonces, solamente entonces comenzaremos a cargar verdaderamente con la cruz de cada día. Muchas personas piensan que cargar con la cruz de cada día, consiste en soportar el sufrimiento diario y esto  no es tan exacto. Un ejemplo: si un hombre alcoholizado maneja un auto y sufre un grave accidente, sería justo decirle que sus golpes y fracturas son la cruz prometida por Nuestro Señor Jesucristo a sus seguidores, FALSO, esos sufrimientos y esos dolores, las pérdidas materiales y el sufrimiento de sus seres queridos son la consecuencia de su maldad, de su imprudencia; de eso es de lo que Dios nos llama a convertirnos, esa no es la cruz de cada día, esas son las consecuencias de nuestro pecado, que son peores, que cargar las consecuencias de actuar por nuestra fe y nuestra obediencia en Dios, ah, eso es cargar la cruz de cada día.

Por eso volviendo al relato del paralítico, el resultado de las obras que hacemos por la fe, aquel hombre que por muchos años había dependido de amigos o familiares para llegar cargado a las inmediaciones de la piscina, ya no dependería de ellos para ser trasladado, se acabó eso de ser cargado por otros; ya no podría invocar su invalidez para recibir ayudas o limosnas; tendría que trabajar, ser activo en su familia y en su sociedad, etc. esas son las consecuencias de creer y obedecer a Dios, esta es la cruz de cada día y hoy miércoles de ceniza si en verdad nos convertimos y creemos en el evangelio, nos llevará a comportarnos, es decir a obedecer como Dios manda y entonces asumir responsablemente las consecuencias de esos actos.

Alabado sea Jesucristo.

Misas Estacionales

Tercer Misa Estacional
Presidida por el M. I. Sr. Canónigo Lic. Pedro Rafael Tapia Rosete, Coordinador General del Orden y la Seguridad del Santuario y Director de la Pastoral Litúrgica.

Primera Misa Estacional
Presidida por Mons. Jorge Antonio Palencia Ramírez de Arellano, Canónigo Teólogo Lectoral, Coordinador General de la Pastoral del Santuario y Delegado ante el Consejo Pastoral de la CEM.

Pláticas Cuaresmales

Rezo del Santo Vía Crucis

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el Registro.